miércoles, 6 de febrero de 2019

SOBRE LA CIRUGÍA ESTÉTICA...

Las operaciones de estética siguen siendo un tema tabú. En general, cuesta reconocer los pequeños o notables “retoques” que nos hacemos (o no) a lo largo de la vida.

Mucha gente quiere vincular una operación estética a un problema de autoestima. No lo llamaría así, es decir, no consideraría una causa-efecto de un problema el acudir a un cirujano estético. Yo misma, me operé los pechos hace años. Y es una de las mejores decisiones que tomé, con 21 años. Desde joven siempre había querido tener dos tallas más, y fue el regalo que le pedí a mi madre por los 18 años (hasta los 21 el cirujano me aconsejó no operar, por precaución). Hoy por hoy, el resultado es notable y natural, que es una de las cosas que le pedí siempre al médico. Estoy, incluso, mirando de realizarme una segunda operación de estética (de momento no desvelo cuál…) y ya he estado estudiando los posibles centros más recomendados de Barcelona, como la clínica Dexeus. Existen muchas clínicas especialistas en cirugía y medicina estética, aumento de senos, liposucción y rinoplastia, entre otras.

En mi caso fue una cuestión estética, pero los motivos por los que la gente acude a una clínica estética pueden ser varios y, muchos, por necesidad. Éste podría ser el caso de una paciente que deba someterse, por ejemplo,a una corrección de algún problema que pueda causarle algún tipo de perjuicio físico, dolor o enfermedad, como puede ser una mastectomía. Conocido es el caso de la valiente Angelina Jolie que se sometió a una doble mastectomía con el fin de reducir las posibilidades de desarrollar un cáncer, debido a sus antecedentes familiares, y así lo anunció en una carta publicada en el diario The New York Times, donde explicaba que es portadora del gen BRCA1, que aumenta dramáticamente el riesgo de desarrollar cáncer de mamas y de ovarios en las mujeres que lo poseen. En la misiva, Jolie, de casi 40 años explicaba que entró en el quirófano motivada por el miedo a padecer la misma enfermedad que mató a su madre, la productora y actriz Marcheline Bertrand, en 2007 a la edad de 56 años, a pesar de que el de su madre era un cáncer ovárico. Una decisión, sin duda arriesgada y valiente, a la vez que precavida e inteligente.

Hace unos días pude conocer a un cirujano experto en reparaciones faciales y físicas, en general, tras sufrir algún accidente o por deformaciones físicas de nacimiento. Me parece un trabajo admirable y los resultados que me mostraba eran alucinantes. ¡Bravo por los cirujanos!






1 comentario:

  1. Lo has explicado todo súper bien!
    Un besito

    https://www.elblogdebarbaracrespo.com/2019/02/buttoned-skirt/

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por comentar!!

Thanks for your comments!!


FACEBOOK

BLOGLOVIN'

TWITTER